Home
Annual Report 2014 El crecimiento mundial El entorno regulatorio en la industria financiera Modelo de banca diferencial Un nuevo entorno para la industria financiera Transformation journey: Viaje de transformación Organigrama y estructura de negocio Plan de Negocio Responsable

El entorno regulatorio en la industria financiera

Mecanismo Único de Supervisión: principales aspectos y balance del primer año

El 4 de noviembre de 2014 se puso en funcionamiento el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), pilar básico de la unión bancaria e hito de magnitud similar al del lanzamiento de la moneda única. Se trata de uno de los supervisores bancarios más grandes del mundo, con más de 20 billones de euros de activos bajo su supervisión directa, en torno al 80% del total de activos de la zona euro. Además, también participará en la supervisión indirecta de más de 3.500 grupos bancarios. Por tanto, todas las entidades de la zona euro de un cierto tamaño serán supervisadas de una forma muy homogénea y bajo un mismo marco normativo.

El MUS es ya una realidad en perfecto funcionamiento con muchos logros a sus espaldas. De hecho, en poco más de un año, se ha desarrollado la metodología de supervisión y se ha dotado de los recursos necesarios para llevar a cabo la misma. Esta nueva metodología, denominada SREP (Supervisory Review and Evaluation Process), no se entiende como un proceso mecánico, sino que, por el contrario, tiene en cuenta también aspectos cualitativos. Además, se trata de un proceso holístico y prospectivo en el que el supervisor trata de obtener una visión amplia de la institución más allá de la contenida en la información financiera. Los principales pilares del SREP son:

  • Gobierno interno y gestión de riesgos. Dentro de este pilar se realiza, entre otras cosas, una valoración exhaustiva de la estructura organizativa de la entidad, verificando que los procesos de toma de decisiones son adecuados y que los miembros de los consejos de administración cumplen con los requisitos adecuados para cumplir sus funciones. Este aspecto ha tenido y mantendrá una preponderancia para el MUS. Hay que destacar que en los modelos de gobierno dentro de la Unión Europea existe cierta diversidad que debería tenerse en cuenta al definir las mejores prácticas, de modo que no prevalezca solamente un modelo sino lo mejor de cada uno.
  • El análisis de modelo de negocio valora la capacidad de generación de resultados durante doce meses (viabilidad) y tres años (sostenibilidad). Este es uno de los aspectos que más incógnitas plantea desde un punto de vista práctico, al haber tantos modelos de negocio como instituciones financieras sin que necesariamente exista un modelo superior económicamente.
  • Los dos últimos pilares, liquidez y capital, analizan entre otras cosas, el riesgo de crédito o de mercado y el riesgo de financiación. En estos ámbitos, todavía existen divergencias en el grado de implementación de la normativa en cada uno de los países que impide hablar de una completa homogeneidad o comparabilidad. Ahora bien, las autoridades europeas están sentando las bases para que se converja en un período razonable.

La valoración del primer ejercicio de supervisión bajo el MUS es claramente positiva, aunque hay que seguir manteniendo un diálogo constructivo con las instituciones y con el mercado que permita conocer mejor las preocupaciones y prioridades del supervisor y, por supuesto, entender mejor la propia metodología de supervisión.

La valoración del primer ejercicio de supervisión bajo el MUS es claramente positiva

Estado de situación de las reformas regulatorias

Durante el año 2015 se ha seguido avanzando en la finalización de la reforma regulatoria impulsada por el G-20 tras el estallido de la cri sis financiera. Se ha dado un paso decisivo para completar el marco de resolución de las entidades considera das sistémicas a nivel global (G-SIBs), con la aprobación en noviembre de los requisitos mínimos de absorción de pérdidas en caso de resolución (TLAC). También se ha avanzado en la revisión del marco global de capital (Basilea III), particularmente en lo que respecta a los métodos para calcular los requerimientos mínimos. Por otra parte, la implementación de las reformas acordadas, que suponen mayores requisitos de capital y liquidez y que refuerzan la transparencia y gobernanza de las entidades bancarias, ha progresado de manera significativa en la mayoría de las jurisdicciones, fortaleciendo el sistema bancario. Ahora bien, el efecto de esta reforma global sobre la actividad económica es objeto de interés creciente, ante el riesgo de que suponga un freno significativo para el crecimiento económico.

La reforma regulatoria impulsada por el G-20 está casi acabada y su implementación ha fortalecido sustancialmente el sistema bancario

Los avances en la unión bancaria europea han traído consigo una integración mucho más profunda de los países de la eurozona. Por un lado, el MUS ha cumplido, como se acaba de mencionar, un año de funcionamiento. Por otro lado, se ha creado la nueva autoridad de resolución en Bruselas y el Fondo Único de Resolución que la acompaña. Ambos serán plenamente operativos en 2016. Además, la Comisión Europea ha dado un paso decisivo para completar la unión bancaria, con su propuesta legislativa del 24 de noviembre, que tiene como objetivo avanzar progresivamente hacia un marco común de garantía de los depósitos bancarios en Europa (EDIS), que culminaría en 2024 con un fondo común (FGD) gestionado de manera centralizada.

Etapas hacia un fondo de garantía de depósitos europeo pleno​​

En Europa, pasos decisivos para fortalecer y completar la unión bancaria

Reaseguro

Coaseguro

FGD Europeo Pleno

2017-2020
Cobertura sólo para excesos sobre capacidad del FGD* y sujeta a unos máximos.

2020-2024
Cobertura desde el primer euro pero parcial, aumentando progresivamente en el tiempo.

A partir de 2024
Cobertura plena.


* La capacidad del FGD hace referencia a los fondos necesarios para cubrir el nivel objetivo establecido en la Directiva de FGD (0,8% de los depósitos cubiertos en 2024).

El 30 de septiembre, la Comisión Europea publicó el plan de acción para establecer la unión de los mercados de capitales, con el objetivo de avanzar en la integración y eficiencia de dichos mercados y facilitar el acceso a los mismos, eliminando la s barreras existentes, de manera que pueda redundar favorablemente en la financiación de la actividad económica (pymes, infraestructuras, I+D, etc.). 

Se trata de un proyecto ambicioso y a largo plazo (se extiende al menos hasta 2019), cuyo desarrollo aún hay que concretar y que puede requerir de la armonización de aspectos, tales como las leyes de insolvencia o los criterios contables aplicados en las diferentes jurisdicciones.

El nuevo proyecto de unión de los mercados de capitales fortalecerá la diversificación de las fuentes de financiación en Europa

El 24 de noviembre, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) publicó los resultados del ejercicio de transparencia llevado a cabo, que cubre el 70% de los activos bancarios de la Unión Europea, los cuales muestran mejoras en la resistencia del sector bancario en comparación con el año precedente. Las posiciones de capital han sido reforzadas, principalmente a través de la retención de beneficios y de la emisión de instrumentos de capital. Los ratios de capital alcanzan niveles muy por encima de los mínimos regulatorios.

El ejercicio de transparencia de la EBA indica que los bancos están mejor capitalizados

Por lo que respecta al marco regulatorio español, en 2015 se ha completado la transposición española de la normativa de solvencia europea (CRD IV-CRR), mediante el Real Decreto-Ley (RDL) 84/2015, que desarrolla la Ley 10/2014 de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades de Crédito.

Por otro lado, se han implementado en España dos directivas aprobadas en Europa en 2014, la Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria y la Directiva de Esquemas de Garantía de Depósitos. Esta implementación se ha instrumentado mediante la Ley 11/2015, de recuperación y resolución de entidades de crédito, y el Real Decreto (RD) 1012/2015 que la desarrolla. De esta manera se refuerza sustancialmente el marco español para la resolución de las entidades bancarias y se designan las autoridades responsables al efecto (Banco de España para las tareas preventivas y el Fondo de Resolución Ordenada Bancaria –FROB- para la ejecución de la resolución). Un elemento clave del nuevo marco de resolución es que los acreedores de una entidad bancaria, y no los contribuyentes, son los que tienen que asumir los costes de recapitalización en caso de resolución. Con este fin, se establecerán unos requisitos mínimos de pasivos bail-inables (MREL) que las entidades bancarias españolas y europeas, en la medida que implementen la directiva, deberán cumplir a partir de 2016.

También se modifica el sistema de garantía de depósitos español para armonizarlo con el de los otros países europeos, tanto en lo que respecta a las contribuciones a realizar ex-ante por las entidades bancarias, que serán sensibles al riesgo de cada entidad, como a los derechos y plazos de cobro de los depositantes en caso de liquidación de una entidad.

El marco regulatorio español se ha modificado para adaptarse a las directivas y regulaciones europeas en los calendarios previstos